Conozca cómo esta disciplina milenaria puede ayudarlo a cambiar su entorno y su mente para facilitar la llegada de la abundancia
Audrey Blanco

El Feng Shui se ha definido como el arte y la ciencia que busca el equilibrio del SER en relación con la naturaleza, proponiendo vivir en armonía con el entorno de la tierra. Con su práctica, se van creando diferentes formas de armonizar las fuerzas de la tierra con las del cielo y la energía particular de cada persona, proporcionándole bienestar, salud y prosperidad.

En otras palabras, Feng Shui es el arte de amar y amarte a ti mismo a través del espacio en el que vives o trabajas. Es un acto de amor donde tu casa u oficina se convierten en el reflejo de tu vida, tu energía y tu amor hacia ti mismo. El término se traduce como aire-agua: feng, significa viento y shui, significa agua. Simboliza el viento ascendiendo a la cima de una montaña y el agua subiendo hasta su cumbre en una unión que orienta las aptitudes y las acciones de una persona en busca de su realización personal.

Yin y Yang

Las energías Yin y Yang, que conforman la dualidad del Universo, están expresadas en el símbolo de una lágrima clara y otra oscura colocadas en un círculo formando la unidad del Tao. Las dos, juntas, componen la plenitud del Universo. Una lágrima encarna las cualidades Yin: lo femenino, la suavidad, la pasividad, la crianza, la oscuridad, el fluido y el lado derecho del cuerpo. La otra lágrima simboliza los rasgos Yang: lo masculino, brillo, dureza, actividad, agresividad, y el lado izquierdo del cuerpo.

Ambas partes constituyen un todo, pues cada una contiene un elemento de la otra. Por esta razón, la práctica del Feng Shui incluye siempre un análisis ying/yang del espacio de las habitaciones, de las configuraciones del terreno, de la luz y la sombra, de la humedad y la sequedad, entre otros aspectos.

Chi

Tal y como la conocemos, la vida responde a una energía vital. Es un término muy utilizado en el Feng-Shui y se refiere a la fuerza de la vida de todas las cosas, la calidad del ambiente, el poder del sol, de la luna. Esta misma energía nos une a la naturaleza y al resto del mundo. Con el Fen Shui creamos ambientes en los que el Chi circula suavemente para lograr una excelente salud física y mental.

En los ambientes donde el Chi fluye, hay armonía y los resultados son rápidos para todo aquello que queremos obtener. Donde el Chi se encuentra estancado no hay armonía entre las personas. Las cosas no resultan como las queremos.

Los Cinco Elementos de la naturaleza

Esta gran teoría incluye la interacción de los cinco elementos universales: Agua, Madera, Fuego, Tierra y Metal. Cada uno de ellos se relaciona con los demás en dos maneras: una conexión generadora o creativa que proporciona fuerza o poder; y una relación subyugadora o destructiva que los niega. El conocimiento de estas fuerzas es esencial en Feng Shui, ya que si estamos en el ciclo constructivo de la naturaleza, ésta nos provee, de lo contrario, puede destruir.

En el Ciclo Constructivo, cada uno de los elementos se genera entre sí: el Agua nutre la Madera, la Madera arde y se quema produciendo Fuego, cuyas cenizas forman la Tierra y dentro de ella se condensa el Metal que expulsa desde su interior el elemento Agua.

En el Ciclo Destructivo, cada uno de los elementos destruye al otro: el Agua apaga el Fuego, el Fuego funde el Metal, el Metal corta la Madera, la Madera agota la Tierra, la Tierra absorbe, enloda y contamina el Agua.

La naturaleza es una gran maestra, te da todo, no le hace falta nada ni te pide nada y nunca se angustia. El ciclo se cumple a la perfección en todo el planeta. Cuando comenzamos a destruir o a trabajar en contra de este ciclo empezamos a tener problemas. Si imitamos a la naturaleza y aplicamos esto en nuestras casas, las cosas funcionarán como queremos..

El Bagua

El Pa Kua (八卦) o Bagua o mapa de energía es un símbolo basado en los trigramas del I Ching. La disposición de estas formas de líneas rectas y punteadas puede variar en el Pa-kua de acuerdo a su uso. Para el Feng Shui utilizaremos la distribución llamada del “cielo tardío” con la cual haremos una plantilla dividida en nueve partes, cada una identificada con las características de cada sector.

Como todas las casas no tienen formas regulares, una vivienda puede presentar cortes o extensiones. Para hallar el centro de una vivienda irregular, sobreponemos una planta de un cuadrado o rectángulo imaginario y trazamos las diagonales para encontrar el centro o punto “Q”. Luego se hace coincidir este centro con el centro de nuestra plantilla. Si hay cortes en algún área, se dice que el área está en conflicto y hay que colocar ajustes para equilibrar la energía.

Dentro de un espacio, las ocho direcciones (norte, sur, este, oeste, noreste, sureste, noroeste y suroeste, más el centro) rigen diferentes aspectos de tu vida y en cada una de ellas se activa uno de los elementos antes mencionados. Por ejemplo: en el norte el elemento es agua, por lo que allí puedes colocar una pecera, pero si colocaras velas, estarías destruyendo esa dirección, que tiene que ver con uno de los niveles de vida: la profesión, pues el agua apaga el fuego

Feng shui y prosperidad

Según el Feng shui, los artículos que pones en la zona sureste de tu hogar deben estar alineados con las energías de la abundancia personal. A continuación, algunos de los aspectos a tener en cuenta:

-La prosperidad económica se ve atraída por la luz, por lo tanto, esta zona debe estar bien iluminada. Si hay algún bombillo dañado, cámbialo y agrega algunas velas que vayan de acuerdo con la decoración.

-Las plantas tienen una gran capacidad energética para atraer capitales. Coloca plantas relacionadas con el dinero, como una ramita de albahaca o una planta del dinero (también conocida como millonaria). También se pueden colocar fotografías o pósters que representen paisajes de árboles y plantas.

-El elemento que se activa en el sureste es la madera, por allí van muy bien objetos de este materia, como móviles de bambú y es muy importante el agua, que en el ciclo constructivo de la naturaleza nutre la madera. Puedes tener una pecera con 8 peces rojos o dorados y 1 negro, cuya función sería atraer las malas energías, razón por la cual, si muere, debe ser rápidamente reemplazado.

-También en esta zona puedes crear un flujo de agua para hacer que el dinero esté en constante movimiento. Se recomienda una fuente, colocada de modo que el agua caiga al interior de la casa, para que el dinero que simboliza entre y no salga. Si no es posible, puede funcionar un cuadro que represente un río o una cascada.

-Coloca monedas atadas con una cinta roja en números de 3, 6 ó 9 encima de tu computadora, en los libros de venta, en la caja registradora, o en cualquier otro objeto que quieras activar y que te produzca dinero. Las cintas rojas o doradas activan muchísimo la energía Yang, aumentando la suerte.

-También puedes crear los vasos de riqueza, colocando en ellos cosas que representen el oro por su color o forma, o que realmente sean de oro y ubicarlo en tu escritorio, ya sean en la casa o la oficina, siempre que coincida con el sureste.

-A la hora de ubicar tu lugar de trabajo, hazlo en una posición de poder, siempre viendo la puerta de entrada, y con la espalda hacia la pared. Si detrás de ti queda una ventana sería excelente colocar una cortina gruesa para crear la solidez necesaria.

– Los veleros significan prosperidad. Puedes colocar uno en tu escritorio, aunque siempre apuntando hacia dentro para que represente la entrada de ingresos y no su salida.

-Eliminar las fugas de todo tipo. Mantén tus caños y grifos en buenas condiciones, y tus techos y paredes optimizados y sin filtraciones. Así evitarás que el dinero escape.

-Despeja las puertas de manera que no encuentren obstáculos para abrirse. Libérate del revoltijo y de los trastos, especialmente si bloquean el acceso a muebles y si están juntando polvo. Mantener la limpieza es algo fundamental.

-Un baño en suroeste puede ser un escape de prosperidad. Dado que es prácticamente imposible trasladarlo de lugar, cuando se encuentre en esa zona se recomienda mantener siempre tapado el inodoro y pintar la puerta de blanco por la parte de dentro.

-No deben formar parte del área de prosperidad obras de arte que representen objetos en estado marchito o de descomposición, personas pobres o tristes, o recuerdos de épocas en que estabas en bancarrota.

Mirando hacia adentro

No realices solamente los cambios físicos que te indica el Feng shui, úsalos como una herramienta para revisar cuáles son tus creencias acerca del dinero y la riqueza. Cualquier resistencia que sientas a alguno de los cambios aquí propuestos, aprovéchala para someter a escrutinio la relación que has mantenido hasta ahora con el dinero y las diferentes decisiones que a través de tu vida has tomado al respecto y que ahora pueden estar volviéndose en contra de lo que deseas.

Puedes hacerte preguntas como éstas: ¿Qué es para ti la prosperidad? ¿Qué es para ti el dinero? ¿Qué escuchabas del dinero cuando eras pequeño? ¿Qué sentirías si de repente recibieras una herencia o te ganaras la lotería? Haz un ejercicio de visualización de la riqueza, imaginando que tienes todo el dinero del mundo y revisa qué sientes al respecto.

Una vez eliminados los obstáculos en tu mente, todo lo que puedas hacer a tu alrededor trabajará a favor de la abundancia en tu vida.

Comenta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *