Quizá por un exceso de ambición comercial, el Feng Shui es visto por algunos como una suerte de artilugio para vender una parafernalia de objetos fabricados masivamente, sin ningún tipo de inspiración espiritual. En consecuencia, se concentran en un Feng Shui que raya en el fetichismo hacia la mercadería asiática y otorga un poder sobrenatural a simples objetos sin significado para las partes involucradas.

Aunque ha generado estupendas ganancias a quienes aprovechan esta visión pragmática y materialista, el Feng Shui es mucho más que eso. No hubiera sobrevivido más de 3.OOO años si fuese solo un cuento dirigido a persuadir de comprar objetos de todas las formas y tamaños imaginables.
El Feng Shui verdadero, aquel que se hace desde el alma, es el arte de amar la creación y aprender a sintonizar nuestro espacio interior con el entorno. En consecuencia, quienes consultan o se dedican al estudio y a la enseñanza de esta disciplina oriental con honestidad espiritual, pronto encuentran que el uso de los objetos y elementos decorativos en determinados puntos de un lugar, son el producto de largas horas de estudio y no menos tiempo de observancia práctica.

Desde hace varios años, la arquitecto Audrey Blanco ha venido trabajando esta visión espiritual del Feng Shui, en la cual la disposición del espacio se encuentra supeditada a un trabajo espiritual y teórico previo. Los asistentes a sus escuelas pueden comprobarlo.

A lo largo de las distintas sesiones, los alumnos de Audrey Blanco aprenden con precisión los basamentos de las 9 direcciónes y el ciclo de los 5 elementos, al tiempo que combinan el entrenamiento con actividades y dinámicas que a simple vista no lucen cercanas a la imagen mediática del Feng Shui, pero que cuando son colocadas en perspectiva, se encuentran totalmente alineadas con esta disciplina.

Audrey Blanco incorpora a la enseñanza del Feng Shui disciplinas y teorías como la terapia de constelaciones familiares, los arquetipos de inconciente colectivo, el yoga, la antropología, el chamanismo, entre otras, con la intención de ampliar los horizontes de sus alumnos y permitirles ser mejores fengshuistas cada día.
Para quienes desean experimentar la novedosa visión que Audrey Blanco ofrece del Feng Shui, Espacioos Producciones presenta el ciclo de talleres Feng Shui del Alma. Se trata de 8 sesiones únicas, que se realizarán a partir del 16 de octubre, dirigidas a un exclusivo cupo de 35 personas.

“ En Feng Shui del alma, queremos llegar directamente a la fuente del Feng Shui y aprender a ver de donde se obtiene la información y de que manera podemos transformarla en curas capaces de incidir en nuestra realidad. Usaremos distintos métodos de medición de la energía, que es lo más importante en el Feng Shui”, explica Blanco.

De hecho, actualmente Audrey adelanta su preparación anual en Nepal con miras a optimizar las enseñanzas de sus talleres durante el ultimo trimestre de 2010. Sobre este tema, adelantó que algunos de los objetivos que espera lograr con Feng Shui del Alma es enseñar aspectos como el reconocimiento del Chi (energía) de los sitios ideales para construir o sembrar; la utilización de los mantras y sutras cuando se requiere limpiar energéticamente los espacios y a leer el lenguaje del consultado.

Comenta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *