Como el día en el que fuiste otorgado a este mundo
el Sol se levantaba entre el saludo de los astros,
y enseguida y después creciste un día y otro,
según la ley conforme a la cual fue tu entrada;
así has de ser, no puedes escapar a ti mismo.

Goethe (Daimon) (1749 – 1832)

Comenta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *