Perdon

“El Perdono es dejar partir la ilusión de que el pasado hubiese sido diferente” . Maya D’Angelo.

Este es un tema del que nunca pensé que escribiría, gracias al interés de muchos de uds, hoy me doy la oportunidad de compartir lo que siento al respecto.

Primero que todo el Perdón es una experiencia intima, única y muy personal, nadie puede decirte como hacerlo, es algo que descubres creciendo y  tomando tu propia vida, al mismo tiempo que dejas a los demás tomar las suyas. Cada quien en su lugar y con lo suyo.

Cuando era mas joven veía El Perdón como un proceso donde alguien perdía, alguien era mejor que otro, alguien quedaba pequeño y excluido. Era difícil para mi perdonar o pedir perdón sin sentir que algo quedaba fuera de balance. A mediados de los  90 mi maestra de Renacimiento y su familia, la maravillosa María Luisa Becerra, pusieron en mis manos un cuaderno, un lápiz y una dieta que cambiaron mi vida.

María Luisa me enseno que el perdón es un regalo para mi mismo, es un acto de responsabilidad y consciencia. Lo que verdaderamente ponemos en orden son los pensamientos que hemos guardado de las experiencias vividas y que al ponerlas en su lugar nuestra visión de lo que somos se completa y expande.

Me sorprendió descubrir que aquello que pienso sobre otros a algún nivel también lo pienso sobre mi, TODO. Es decir, que el perdón no es un acto que hacemos en función de otros, si no en función de nosotros mismos. Lo que ordenamos son las creencias que nos mantienen atados a personas o experiencia del pasado para darle su espacio correspondiente y dejarlo ir. Dejarlo ir no es permitir que pase otra vez, dejarlo ir significa darnos la oportunidad de aprender lo suficiente de nosotros para que no lo repitamos o de manejarlo de mejor manera de suceder nuevamente.

“Estamos unidos por hilos invisibles”, me recordaba Elia Padrón en estos días, El Perdón es una manera de soltar lazos de dolor y dejarlos libres para nuevas uniones. Si algo podemos entender todos es el dolor, el dolor nos une de muchas maneras. El perdón honra el dolor y brinda oportunidades.

El perdón es  tomar responsabilidad, crecer, ver las cosas tal como fueron, ni mas ni menos. El perdón no nos hace mas grandes o mejores que nadie, si no mas conscientes de nosotros mismos. Ten presente que en algún lugar en el mundo o en el tiempo alguien también te perdonara por algo. Esta en nosotros aceptar lo que es, tomar lo que es nuestro, soltar lo que no nos pertenece y continuar viviendo.

 Para concluir les quería dejar con la historia de Somaly Mam, ella fue vendida a la edad de 10 anos como esclava sexual, hoy como adulto vive en Cambodia y rescata niñas que han pasado por lo mismo. Una de las cosas mas difícil de superar para las niñas es que sus mismas madres han sido las que las han vendido o entregado.  Lo primero que Somaly les dice es perdona a tu madre o no vas a poder continuar tu vida, ” perdona a tu madre en tu corazón para que puedas seguir adelante. Tu madre tomara lo suyo y tu solo lo tuyo”.

 Lo que paso no lo puedes cambiar, pero tu puedes elegir como el pasado te acompañara el resto de tu vida. 

En la Parte II les explicare la dieta.

Sonriele a la Vida.

Comenta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *