Una de las facetas mas bonitas de la energía marciana tiene que ver con lo infantil, el niño/a que todos llevamos dentro o que aun somos. Con el siguiente ejercicio crearemos un puente entre tú y ese niño/a que genera la vida y la felicidad.

Materiales:

Un círculo de cartulina de la dimensión que quieras.
Foto tuyas de cuando eras niño. No importa la edad.
Colores o acuarelas.
Rodeate de objetos, música, flores, aromas, alimentos que te recuerden momentos felices e importantes de tu infancia.

En principio prepara el espacio, coloca todo aquello que te pueda ayudar a recrearte para este ejercicio, preferiblemente en el suelo. No importa si lo que tienes es solo un objeto, lo importante es recrear esa sensación infantil en ti. Quizá el sabor de un alimento o algún olor te puedan funcionar. Si por alguna circunstancia tu infancia fue difícil y la recuerdas con dolor, te pido hagas un esfuerzo y busques ese pequeño momento donde fuiste feliz. Estoy seguro que algo te causo una sonrisa, algo te hizo sentir amado, algo te hizo pensar que era seguro continuar y estar vivo hoy, aquí y ahora.

Ahora observa tu círculo de cartulina: Primero rodealo con tus ojos cuidadosamente, llénate de todas sus características como el color, tamaño, etc. Ahora camina alrededor de este, rodealo las veces que quieras hasta que sientas que es momento de regresar al punto de partida. Mira tu foto, recuerda ese momento, si así lo sientes usa los objetos a tu alrededor, baila con la música, siéntele libre de fluir con todo aquello que te dicte tu corazón. En este momento estas invocando a tu niño/a interior. Deja que afloren tus sentimientos, no importa los que sean, recuerda que ese niño/a ya no esta solo, te tiene a ti.

Cuando estés listo cierra tus ojos y rodea el circulo nuevamente, concéntrate en el centro de este y visualiza lo que deseas plasmar en el. Quizá quieras dibujarte a ti mismo cuando eras niño/a o ahora como adulto, o quizá un objeto, una fruta, tus padres, un arco iris, un carrito, etc. Abre tus ojos y pon manos a la obra. Usa los elementos que sean necesarios desde colores, recortes de revistas, pétalos de rosas hasta aquello a lo que tu imaginación te lleve, se impulsivo, déjate llevar.

Una vez concluido piensa en 4 cualidades que emergen de esta imagen que haz creado y colócalas en el norte, sur, este y oeste de tu Mandala. Lo puedes hacer en forma de palabras o con imágenes, nuevamente tu imaginacion es el límite.

Ahora observa tu Mandala, siente agradecimiento por tu propia creación. Colócate cómodamente en frente de el y permítete crear ahora un plan de acción para reforzar este puente eterno de vida que estas creando; como un guerrero crea su estrategia para obtener el objetivo o mantenerlo. Puede ser desde tomar mas agua todos los días hasta perder peso o viajar a la luna, tú sabes que funciona mejor para ti.

Una vez concluido tu proceso, mantén tu Mandala por unos días colocado en un lugar especial de tu casa. Cuando así lo sientas déjalo partir usando la energía del fuego. Esparce las cenizas en el jardín o un parque, de esta forma compartirás tus tesoros con el planeta. Dale un gran abrazo a tu niño/a interior.

Comenta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *