Athanas, rey de Cronus, después de anos de matrimonio con la reina Nefele, se enamoro nuevamente de una joven doncella hija del rey de Febos llamada Ino. Esto lo hizo dejar a su primera esposa, mandándola muy lejos, y casarse con su nuevo amor. De este primer matrimonio le quedaron dos hijo; Phrixus y una hija llamada Helle. Ino tambien le dio dos hijos a Athanas, ella deseaba que todo quedara en manos de sus hijos, así que decidió deshacerse de los dos hijos de Nefele, los cuales odiaba con toda su alma.

El maíz era el alimento mas preciado del reino, una buena cosecha significaba abundancia y salud para el pueblo. Sabiendo esto, Ino convenció a las mujeres del reino de asar las semillas antes de dárselas a los hombres para que las sembraran. Ella hizo todo de forma tal de no verse envuelta en nada de esto. Cuando la cosecha fue arruinada, el pueblo sintió que los dioses los castigarían implacablemente, el rey inmediatamente consulto el oráculo para ver como apaciguar a los dioses; mando sus mensajeros al oráculo, sin saber que su esposa Ino les había pagado previamente para que le dieran al rey otra respuesta. De acuerdo a la falsa respuesta Phrixus y Helle eran los causantes de la desgracia y la única forma de poder tener maíz nuevamente en sus campos seria sacrificándolos. Si bien el rey estaba en desacuerdo, sabía que tenía que cumplir la voluntad de los dioses para el beneficio de su pueblo, así que bajando la cabeza mando a buscar a sus dos hijos.

Nadie sabia que Nefele antes de irse había dejado en el reino un guardián para sus hijos, este no era una persona, era un Carnero cuya lana era de oro. Este había sido un presente de Zeus para ella. El día del sacrificio, el Carnero se aproximo a los niños y en un movimiento rápido los monto en su lomo escapando de la muerte. El Carnero les pidió a los niños que se sujetaran fuertemente de el y que nunca miraran hacia abajo mientras este remontaba el vuelo sobre el océano. Helle desobedeció, miro para abajo y se resbalo, consiguiendo la muerte en el mar. Este punto es conocido como el Punto de Helle, lugar que separa Grecia de Turquía. Phrixus agradecido a Zeus y a su madre sacrifico al Carnero, poniendo la lana de Oro en el lugar más especial de la isla. Zeus tomo la piel y la coloco en los cielos para recordar su gran hazaña.

La energía de Aries representa el inicio, lo nuevo. Pero todo lo nuevo tiene un pasado, un pasado que hay que superar y cerrar bien para crear un nuevo estado de pensamientos y acciones en el presente. Toma lo mejor del pasado y continua hacia el futuro. Nuestras vidas son como una línea que solo se une al inicio y al final, convirtiéndose así en ciclos.

En la historia el Rey Athanas pasa de una esposa a otra, de un punto a otro de su vida (cambios de ideas o rutinas), lo que sucede es que este no supera o cierra su primer ciclo de manera correcta (su primera esposa), el solo la aleja, la aparta e inicia una nueva etapa, un nuevo periodo (su segunda esposa). Por su puesto, que los restos del pasado no superado traen el miedo y la confusión en nuestro presente y futuro, sentimos entonces la terrible necesidad de deshacernos y destruir a cualquier precio cualquier cosa que nos recuerde a este (El miedo y la ira de Ion). Ahora bien, estos procesos, a veces completamente irracionales e impulsivos nos llevan a cometer grandes errores, esto lo podemos ver en la forma que Ion encuentra para resolverlo todo. Nuestras decisiones siempre afectan nuestro entorno. Los niños son esas energías del pasado, que son fundamentales para continuar en el futuro. Son la inocencia y la sabiduría de lo aprendido.

Ahora hablemos del símbolo del Carnero: Es la representación del fuego, lo masculino, es la fuerza y la vida que impulsan al hombre a llegar a su primavera emocional y espiritual, asegurando de esta manera la continuidad del ciclo de la vida. Esta energía es la que siempre nos lleva a superarlo todo, a salir y seguir adelante, en fin es VIDA. La llegada de este a la historia representa el triunfo de la iluminación sobre la ignorancia. El Carnero entra y salva a los niños de la muerte. Al salir los niños se restituye el equilibrio perdido en la primera etapa de la historia. El ciclo finalmente es cerrado cuando tomamos lo más preciado de las situaciones que vivimos anteriormente y las insertamos en las nuevas. Pero los nuevos procesos tienen nuevas leyes, es por lo que el carnero les pide a los niños que lo abracen fuertemente y nunca miren para abajo. Es aquí donde perdemos a Helle que puede simbolizar la carencia de lo femenino en la psique ariana.

El paso de lo viejo a lo nuevo es una aventura a la que nos exponemos constantemente, en todas las áreas de nuestra vida. Tomar la decisión de cerrar nuestros ciclos correctamente es el primer paso para un buen comienzo.

Comenta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *