Slide1

Slide1Hoy quiebro el síndrome del “yo,yo,yo”

  • No me tomo nada personal.
  • Completo lo que inicio.
  • Soy empático con otros
  • Evito conflictos.
  • No me engancho en lo que los demás piensan de mi.
  • Suelto mi necesidad de tener la razón.
  • Respiro si las cosas no me salen como quiero. Cero ira.
  • El pasado sirve para mirar y no repetir los mismos errores.

 Meditación:

 Me doy el permiso de mirar dentro de mi y ver esos espacios donde están mis heridas, mis preocupaciones y rabias. Permito que la luz del sol los toque, sin esconderlo mas, y me imagino yendo mas allá de eso. Mientras sucede me concentro en lo que es verdaderamente importante para mi; familia, amigos y el movimiento que me apoya a crecer y creer en mi sin condicionamientos. Tomo la fuerza de mi padre.

Comenta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *